Huevos de codorniz. Detalle

Huevos de codorniz con cebolla

Este es un pequeño bocado del que hay que tomar varios porque con uno sólo entran ganas de más. Muy sencillo de hacer, los ingredientes que hemos utilizado son una docena de huevos de codorniz, doce rebanadas de pan, dos cebollas, aceite de oliva y sal.

En primer lugar, picamos las cebollas en juliana y la ponemos en una sartén con unas cuatro o cinco cucharadas soperas de aceite de oliva. Añadimos sal y dejamos que se vayan pochando a fuego medio, bajo. Sin prisas, si no las tenemos y nos quedarán caramelizadas o con el fuego más vivo si queremos prepararlo más rápido. En ambos casos, el resultado es fantástico.

Cuando a las cebollas les queden pocos minutos, empezamos a freír los huevos en otra sartén con aceite de oliva. No se tarda mucho porque se pueden ir friendo varios a la vez.

Por último, tostamos las rebanadas de pan. Y ya podemos montar el plato: sobre cada rebanada colocamos una cucharada de cebolla y encima un huevo de codorniz.

Sírvase cada uno con la mano y tómese mezclando todos los sabores a la vez. Preparada la servilleta por si la yema termina escurriéndose.