P1020644

Fideos con gambas y mejillones

Esta semana hemos estado en una cata de Cortijo Los Aguilares, donde probamos los vinos que hace Bibi García en Ronda. Bibi es una amiga entusiasmada con su trabajo y nos contó, con sencillez, como acercarnos al mundo de los vinos a la vez que desgranaba las características de los suyos. Y, orgullosa, nos contaba los premios que ha obtenido internacionalmente con su vino más original, el elaborado con la variedad de uva Pinot Noir. Os animamos a que si tenéis ocasión probéis sus vinos que a nuestro juicio están deliciosos.

La receta de esta semana surgió de la improvisación pero ha sido un éxito que repetiremos (de hecho, ya hemos repetido) dado que una parte puede estar preparada de antemano. Nos salió un plato de fideos con gambas y mejillones muy sabroso y, también, muy vistoso como podéis apreciar en las fotografías.

Con frecuencia para evitar que se nos estropeen las verduras (los tomates, los pimientos, las cebollas que compramos “por si acaso” y que se quedan muertos de risa durante varias semanas) preparamos una especie de salsa-sofrito que, envasada, usamos como base de otros platos, para sandwich, etc. En este caso, nos ha servido para elaborar estos fideos.

Número de personas: para 4 personas

Ingredientes:

  • 200 gramos de fideos finos
  • 1 lata de mejillones en escabeche
  • 250 gramos de gambas cocidas y peladas

Para elaborar la salsa-sofrito

  • 1 cebolla
  • ½ pimiento rojo
  • 4 tomates
  • 1 cucharada sopera de azúcar
  • 3 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • unas gotas de tabasco
  • Sal al gusto

Preparación de la salsa-sofrito: Lavamos y cortamos las verduras en trozos pequeños. En una olla, añadimos el aceite, las verduras y la sal. Dejamos que se vayan cociendo, al principio a fuego más vivo y, después, reducimos el fuego, para no tener que añadir agua. Cuando han transcurrido unos 15 minutos, añadimos el azúcar, mezclamos bien, y añadimos las gotas de tabasco, removemos para que se reparta por toda la salsa. Dejamos cocer otros diez minutos y apartamos. Al añadir todas las verduras a la vez nos vamos a encontrar los trozos de cebolla y de pimiento más enteros en la salsa, lo hacemos así intencionadamente. Si queremos que pasen más desapercibidos se sofríen primero y después se añade el tomate. Esta salsa nos puede durar un par de semanas en el frigorífico y más si la conservamos al vacio. Después la podemos usar para lo que nos apetezca, resulta muy cómoda.

Realización de los fideos: En este caso, la hemos usado para los fideos. Añadimos un poco de agua a la salsa (no demasiada para no aguarlos) y la llevamos a la ebullición. Añadimos los fideos y cocemos siguiendo las indicaciones del fabricante de la pasta (normalmente, unos 3 minutos para los fideos finos, por esto no es necesario añadir mucha agua, ya que no la va a necesitar). Probamos y corregimos de sal.

Presentación del plato: Apartamos los fideos en platos individuales y añadimos por encima unas gambas cocidas y unos mejillones en escabeche.

Detalle de brandada de bacalao

DE BARES Y TAPAS: Brandada de bacalao

Como muchos sabréis ha comenzado la campaña electoral en Andalucía y, aunque este no es un blog de contenido político, nos consta que muchos lectores sois de Andalucía y preocupados por los problemas que afectan a nuestra tierra, por ello nos gustaría recomendaros la lectura del blog de Inma Carretero donde encontraréis cada día un análisis y reflexión sobre lo que está pasando y lo que está en juego estos días.

Y de los asuntos políticos a los religiosos. ¡Vaya, hoy nos estamos metiendo en todos los hoyos! (prometido no hablar de fútbol, de momento). Estamos en plena Cuaresma y la cocina se llena de comidas muy características, entre ellas, el bacalao. Hace unos días probamos una “Tartaleta de Brandada de Bacalao con Mermelada de Mandarina” que nos gustó mucho. Estábamos en el restaurante “La Giganta” en Sevilla (no tiene página web, pero hay muchas referencias de él en Internet). No conocíamos la tapa ni en que consistía la brandada de bacalao, pero después de una pequeña investigación en la Web, nos hemos animado a hacerla y esta es nuestra mi versión.

- Número de personas: En nuestro caso, la hemos preparado como un aperitivo para compartir, no demasiado abundante. Es un plato contundente.
Ingredientes: – 100 gr. de bacalao desalado
– 50 ml. de aceite de oliva
– 50 ml. de leche
– 1 diente de ajo
– sal, si fuera necesaria.

- Preparación del bacalao: Ponemos en remojo el bacalao durante 24 horas, cambiándole el agua al menos una vez, para desalarlo. Después lo hervimos en agua durante unos 3 minutos, lo justo para que estando hecho, se desprendan fácilmente las lascas, sin que quede seco. Lo dejamos que se enfríe un poco y lo desmenuzamos.
Realización de la brandada: Calentamos un poco la leche, no hace falta que hierva. En una sartén ponemos el aceite y, cuando esté caliente, añadimos el ajo picado. Cuando empiece a dorarse el ajo, retiramos del fuego, añadimos el bacalao, mezclamos bien, con movimientos envolventes y enérgicos, para que comience a ligarse el bacalao con el aceite y después comenzamos a añadir la leche, sin dejar de remover y buscando que se forme una especie de bechamel, pero sin fuego. Podemos reducir el tiempo de preparación, utilizando una batidora para mezclar los ingredientes, resulta una pasta más homogénea e igualmente sabrosa.
Presentación del plato: Ya habéis visto cual ha sido nuestra elección, en un bol con tostadas para untar y un poco de eneldo picado para decorar y aromatizar.

P1020601

Adobo de caella con aguacate

Antes de contaros mi receta de hoy me gustaría compartir con vosotros los consejos que hace unos días daba Christina, del blog The Hungry Australian, para nuevos blogueros gastronómicos. Este artículo lo conocí a través de Twitter y me han parecido muy interesantes sus aportaciones.

Ninguno de estos consejos va a resultar desconocido para aquellos que tengan un blog de comidas, aprendidos con la práctica y la lectura de otros blog. A mi me ha gustado encontrarlos todos reunidos y me parecen totalmente acertados.

Christina propone a los aspirantes a “Food Bloggers”, los siguientes consejos:

  • Elige un contenido estratégico, así el lector sabrá de que temas puede encontrar información en cada blog: críticas de restaurantes, reseñas de libros, eventos gastronómicos, recetas, comida vegetariana…
  • Escribe lo mejor que puedas. Para lograr esto aconseja lo siguiente: evitar información innecesaria, revisar lo escrito para corregir fallos en la escritura (letras olvidadas, faltas de ortografía, errores gramaticales), leer mucho, escribir mucho y tener a mano una guía de estilo y un diccionario.
  • Invierte en una cámara fotográfica reflex digital y aprende a usarla, por una simple razón: “comemos con los ojos”.
  • Programa el contenido, decide si quieres publicar una, dos o tres veces a la semana. Esto te permite planificar los temas, evitar la falta de ideas y tener una continuidad. Consejo: Publica al menos una vez a la semana, tres veces es lo ideal.
  • Realiza un buen diseño del blog, evita las distracciones, para que el lector pueda concentrarse en el texto y las fotografías.
  • Comparte las fuentes de inspiración, establece link con los artículos leídos, crea un blogroll con los sitios favoritos, visita otros blog y deja comentarios.
  • No robar, no utilizar recetas o fotografías sin permiso y sin citar el origen de las mismas.
  • Decide si quieres un blog con publicidad o sin ella, promover determinados productos a través del blog o no. En cualquier caso, hay que ser transparente respecto a este tema ya que el lector no es tonto.

¿Qué os parecen estos consejos? Si queréis leer su artículo completo lo podéis encontrar en este link. Da mucha más información y un montón de enlaces para profundizar en el tema.

A mi me queda mucho camino por delante, pero voy siguiendo algunos de sus consejos.

 

Para la receta de hoy, vamos a necesitar los siguientes ingredientes:

- 1 Kg. de caella limpia en tacos de unos tres centímetros.
– 2 aguacates grandes
– 1 cebolla
– El zumo de medio limón
– 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
– Aceite de oliva virgen para freír
– Harina
– Sal y pimienta

Para el adobo
– 4 dientes de ajo
– 1/4 l de vinagre
– 1 cucharada de pimentón dulce
– 1 cucharada de oregano
– Agua
– Sal

En primer lugar, preparamos el adobo. En un recipiente, añadimos el vinagre, el pimentón, el orégano y los ajos picados. Salamos ligeramente los trozos de caella y los añadimos a la mezcla, cubrimos con agua y lo dejemos reposar en el frigorífico unas 12 horas.

Escurrimos bien el adobo, secamos ligeramente ya que el exceso de líquido puede estropear la fritura, pasamos por harina y freímos hasta que la harina se doré. Reservamos el pescado frito sobre papel absorbente de cocina para que suelte el exceso de aceite.

Por otra parte, pelamos y picamos los aguacates y la cebolla y trituramos con la batidora junto con dos cucharadas de aceite de oliva, el zumo de medio limón, sal y pimienta al gusto. La cebolla y el limón impiden que el aguacate se oxide y conserva perfectamente su color verde.

Presentamos nuestra comida en el plato como más nos guste.