Detalle gratén

Gratén de patatas, espinacas y queso de cabra.

Para esta semana tocaba un plato más ligero para recuperarnos de los excesos de las fiestas, pero, este viene todavía con resaca y es un plato contundente. También es un plato muy completo, nutricionalmente hablando.

Admite muchas variaciones, en este caso lleva patatas, pero admite calabacines, berenjenas, calabaza o cualquier verdura que nos apetezca tomar. Coliflor, brécol y  seguimos enumerando sin encontrar fin. Bueno cada uno que lo haga a su manera y seguro que el resultado es bueno.

Número de personas: para 4 personas

Ingredientes:

  • 1 kg. de patatas
  • 500 gr. de espinacas frescas.
  • 50 gr de pasas sultanas
  • 1 rulo de queso de cabra
  • 3 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • Sal para condimentar

Para elaborar la bechamel

  • 1 cebolla
  • 50 gr. de harina
  • 500 ml de leche
  • 3 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • Sal al gusto

Preparación de la bechamel: Picamos finamente la cebolla y la freímos en el aceite de oliva. Antes de que empiece a tostarse añadimos la harina, bajamos el fuego y la freímos muy bien para evitar que quede cruda. Después añadimos la leche, removemos para mezclar bien y manteniendo el fuego bajo seguimos cociendo sin dejar de remover para evitar que se pegue. Añadimos sal al gusto. Al cabo de diez minutos, tendremos una bechamel suave y con una textura adecuada para nuestro plato. Si la preferimos más espesa basta con dejar cocer un poco más.

Realización del gratén: Pelamos y cocemos las patatas en abundante agua con sal. Aproximadamente durante 30 minutos, aunque esto dependerá del tamaño de las mismas. Deben estar cocidas pero no muy blandas porque vamos a cortarlas es rodajas y conviene que se queden enteras.

Por otra parte, en una sartén vamos salteando las espinacas con aceite y sal durante unos 5 minutos. Dado su volumen puede que tengamos que hacerlo en varias tandas. Después añadimos las pasas a las espinacas y salteamos un par de minutos más.

Añadimos las espinacas salteadas a la bechamel y mezclamos.

En una fuente que nos sirva para hornear vamos colocando, alternativamente, una capa de patatas y una de la bechamel con espinacas. Finalizamos colocando unas rodajas de queso de cabra. Introducimos en el horno para gratinar.