Paté de Hígado de Bacalao

Paté de Hígado de Bacalao

Bodegas Barbadillo celebra los 40 años de su vino más emblemático Castillo de San Diego y con esta ocasión ha organizado un concurso de recetas que mariden con este blanco que, servido muy frío, es sinónimo de alegría, de sol y de sur.

Me he animado a participar en el concurso con esta receta de un entrante, ideal para compartir, como el vino, entre amigos. Si te gusta y quieres votar por mi receta o echar un vistazo a todos los participantes, puedes visitar la página de Facebook de Bodegas Barbadillo.

Paté de Hígado de Bacalao

Paté de Hígado de Bacalao

Ingredientes:

120 gr. de hígado de bacalao ahumado

2 yemas de huevo cocidas

2 cucharadas soperas de queso en crema

2 cucharadas soperas de tomate concentrado

1 diente de ajo

orégano y pimienta negra al gusto

un poco de leche, si fuera necesaria

sal, si fuera necesaria

Unas rebanadas de pan tostado para servirlo.

Paté de Hígado de Bacalao

Paté de Hígado de Bacalao

Modo de preparación:

1. Mezclamos con una batidora todos los ingredientes, a excepción de la leche y la sal.

2. Probamos de sal y añadimos un poco para conseguir el gusto deseado. Puede que no sea necesario ya que varios ingredientes ya llevan sal.

3. Podemos añadir leche si nos ha quedado muy espeso.

4. Dejar reposar en el frigorífico unas dos horas.

5. Servir muy frío acompañado de unas rebanadas de pan tostado.

Canelones de espinacas y pasas

Canelones rellenos de espinacas y pasas

Los canelones nos dan la oportunidad de vestir de gala las sobras de comidas anteriores. Así, se han convertido en un plato tradicional navideño en Cataluña, en el día de San Esteban, para aprovechar los restos de Navidad.

Canelones de espinacas y pasas

Canelones de espinacas y pasas

Ingredientes: (para 4 personas)

– 12 placas de canelones
– 1 bolsa de espinacas frescas (unos 600 gr.)
– 1 cebolla
– 50 gr. pasas de corintio
– 50 gr. de nueces peladas
– aceite de oliva virgen extra
– sal

Para la bechamel:
– 65 gr. de harina.
– 1l. de leche
– 65 gr. de mantequilla
– sal, pimienta y nuez moscada

Canelones de espinacas y pasas

Canelones de espinacas y pasas

Modo de preparación:

1.Para preparar la salsa bechamel, ponemos la mantequilla en una sartén y cuando se haya derretido añadimos la harina. Removemos bien para que se tueste sin quemarse. Y, a continuación, añadimos la leche, la sal, la pimienta y la nuez moscada. Bajamos el fuego y removemos durante toda la cocción para que no se pegue. Debe quedarnos una salsa ligera. Reservamos.

2. Comenzamos a preparar el relleno. Picamos la cebolla finamente. Rehogamos en aceite de oliva y, cuando esté transparente, añadimos las espinacas. Salamos. No hace falta cocerlas previamente, en cinco minutos de sartén estarán listas. Eso si, al principio, tienen mucho volumen. Por esto, es mejor rehogarlas en una cacerola. Cuando hayan pasado cinco minutos agregamos las pasas y las nueces peladas y picadas. Añadimos 4 o 5 cucharadas de salsa bechamel. Reservamos para rellenar.

3. Para cocer los canelones tenemos que seguir las instrucciones del fabricante. En particular, respecto al tiempo de cocción, para que quede una textura al dente que contraste con la suavidad de la bechamel. Ponemos a hervir agua, en una cacerola (unas 3/4 partes de su capacidad). Cuando esté hirviendo añadimos sal y, a continuación, las placas de canelones. Dejamos cocer 10 minutos y, una vez cocidas, las sacamos con una espumadera y las sumergimos en agua fría durante 30-40 segundos. Las escurrimos y las reservamos separadas sobre un paño de algodón.

4. Vamos rellenando los canelones, uno a uno, con las espinacas. Los colocamos en una bandeja de horno y cubrimos con la salsa bechamel. Gratinamos el plato durante unos minutos y ya está listo para servir.

Si hemos preparado los canelones con antelación, podemos precalentar el horno y calentar los canelones antes de gratinarlos.

Esta receta tan rica de canelones, la he preparado para el Desafío en la cocina del mes de diciembre. Puedes ver más propuestas de canelones aquí.

Maquetación 1

Espero que paséis unas felices fiestas. Nos vemos en el año nuevo.

Cebiche peruano

DE BARES Y TAPAS: The room art cuisine

Esta semana hemos cenado en The room art cuisine. The Room tiene un local amplio, con altos techos y unas fantásticas cristaleras que nos permiten observar la vida bulliciosa que transcurre en la Plaza de la Pescadería, justo donde acaba la Cuesta del Rosario. Convergen allí el comercio tradicional, el ocio más joven y el turista paseante por Sevilla.

The room art cuisine

The room art cuisine

The Room tiene una atractiva Web con información muy completa. Nos ofrece una carta detallada con precios, fotografías de todos sus platos, su ubicación y las distintas actividades que realizan. Un paseo por ella nos permite hacernos una idea de todo lo que podemos encontrar allí. En estos días, se encuentran disponibles los menús para las comidas de Navidad y no ha faltado la celebración del Thanksgiving, una cita ineludible para un restaurante que nos invita a dar la vuelta al mundo a través de su carta. Un paseo que nos lleva por Europa, por América y que hace una parada especial en Asia, destacando sus sabores de Tailandia.

Queríamos probar una representación de lo que ofrece y nos dejamos llevar por las sugerencias del camarero. Guasacaca venezolana, cebiche peruano y pad thai fue nuestra elección.

Guasacaca con arepitas y tostones en The room art cuisine

Guasacaca con arepitas y tostones en The room art cuisine

Comenzamos la cena probando la guasacaca venezolana, cuyo ingrediente principal es el aguacate, con una fuerte presencia de sabores ácidos que se equilibran muy bien con la guarnición que acompaña al plato: arepitas y tostones. Las arepitas tiernas y suaves por dentro, crujientes y saladitas por fuera, estaban deliciosas y ya me he buscado una receta para hacerlas en casa. ¡A ver si consigo que me queden tan ricas!

Cebiche peruano en The room art cuisine

Cebiche peruano en The room art cuisine

Hoy resulta imposible dar la vuelta al mundo culinario sin hacer una parada en Perú. La palabra clave es cebiche que nos abre las puertas a un mundo de pescados marinados, de sabores ácidos y picantes y de texturas crujientes. The Room elabora un cebiche de corvina, gambas, calamares y mejillones acompañado de cebolla morada, choclo (hervido y tostado) y camote (batata) cocido. Un plato que es un rompecabezas perfectamente construido y constituye, sin duda, un auténtico viaje.

Pad Thai en The room art cuisine

Pad Thai en The room art cuisine

Para acabar nuestra cena, aterrizamos en Tailandia. Tomamos un Pad Thai de pollo, plato elaborado con fideos de arroz, brotes de soja, huevo, cacahuete y pollo. Suave de sabor, con una textura melosa apenas rota por los trocitos de cacahuetes fue una ruptura radical con los platos americanos.

La experiencia en The room art cuisine puede completarse con postre y copas. El restaurante destaca por un amplio horario de apertura al público al que ofrece la posibilidad de desayunos, almuerzos y cenas así como de Happy Hour para las copas.