Pavlova de queso y chocolate


¿Habéis conocido ya a las chicas de Desafío en la cocina?. Bueno pues yo me he apuntado a sus retos. Este es el primero en el que participo, el segundo que proponen. Y ha supuesto un auténtico desafío. Ahora veréis el resultado.

Se trataba de hacer una Pavlova, un postre cuyo principal secreto es hacer un buen merengue. Experiencia previa en mi caso: cero. Resultado: Tengo mucho que mejorar.

Pero hay muchos más resultados: lo divertido que resulta los mail que intercambiamos mientras los hacemos, los consejitos y como cuando los estás haciendo dices “ay!! que tenía que haberle hecho caso”, ir conociendo a las chicas desafiadoras, las más optimistas, las más pesimistas, las perfeccionistas, las golosas. Ir conociéndolas también a través de sus blog, que os recomiendo a todos que echéis un vistazo. En especial, a todas las pavlovas que van a publicar hoy y que estarán todas buenísimas y llenas de consejos y experiencias que nos ayudarán a conseguir la PAVLOVA perfecta. La mia dista mucho de ser perfecta pero es un primer paso muy interesante.

La Pavlova no es sólo merengue. Va acompañada de una crema (habitualmente, nata) y de fruta fresca. Aqui es donde me he permitido innovar, ya que me sentía más segura. Mi topping es una crema de queso y chocolate y la fruta (nísperos, aprovechando la temporada) va en almíbar. A ver que os parece, os cuento como la hice.

Número de personas: Para 4-6 personas

Ingredientes:

Para el merengue:
– 4 claras de huevo (144 gramos)
– 250 gramos de azúcar glas
– 1 cucharadita de vinagre de manzana
– 1 cucharada de harina de maíz
– 1 pizca de sal

Para el topping:
– 100 gramos de queso desnatado azucarado (tipo petit suisse)
– 50 gramos de chocolate
– 25 gramos de mantequilla
– 400 gramos de nísperos
– 100 gramos de azúcar
– Agua

Realización del merengue: Con las varillas de una batidora, montamos las claras de huevo con una pizca de sal a punto de nieve, después vamos añadiendo el azúcar poco a poco, el vinagre y la harina de maíz, y seguimos batiendo manualmente procurando que no se bajen las claras hasta que se incorporan todos los ingredientes.

Para la cantidad de azúcar he seguido la proporción de doble peso de azúcar que de huevo. Y luego, le he echado un poco menos de azúcar, para evitar que quedase demasiado dulce (aunque quizás hubiese sido bueno para que el merengue subiese más mantener las proporciones).

Es aconsejable que las claras de huevo estén a temperatura ambiente cuando las vamos a montar y que los utensilios que utilicemos estén perfectamente limpios y libres de grasas. El vinagre y la harina de maíz sirven para mantener la consistencia del merengue.

Precalentamos el horno a 150ºC. Forramos la bandeja con papel de horno y colocamos en merengue en el centro (nos podemos ayudar dibujando un círculo de unos 15 cm. de diámetro en el reverso del papel). Horneamos durante 10 minutos a 150ºC y durante 60 minutos a 100ºC. Dejamos en el horno hasta que se enfríe totalmente. Mejor si es de un día para otro.

Creo que me faltó un poco de cocción, al menos por algunas partes. Para la próxima vez buscaré una distribución más uniforme del merengue (si es que puedo) y le daré al menos 20 minutos más. Hay que tener en cuenta que la costra exterior es lo primero que se hace y no quería yo pinchar para estropear mi postre. En cualquier caso el interior estaba esponjoso y delicioso.

Realización de los nísperos en almíbar: Pelamos y troceamos los nísperos y los cocemos durante 20 minutos con el azúcar y medio vaso de agua. Dejamos enfriar y reservamos.

Realización de la salsa de chocolate: Fundimos lentamente en el microondas el chocolate y la mantequilla con una cucharada de agua. La cantidad de salsa de chocolate que hemos hecho es pequeña, bastará unos 30 segundos a mínima potencia, que fundirán la mantequilla y después removemos con una cuchara hasta mezclar todos los ingredientes. También podemos hacer la salsa al baño María, es más lenta, pero la posibilidad de que se queme es menor. Dejamos que la salsa se enfríe.

Presentación del plato: En un bol mezclamos ligeramente el queso con la salsa de chocolate. No buscamos una fusión perfecta, queremos que se vean los dos ingredientes. En un plato, colocamos el merengue, le añadimos la crema de queso y chocolate y después la fruta en almíbar.

Y ahora si queréis podéis seguir viendo más recetas de Pavlovas, las que han publicado todas las chicas de Desafío en la Cocina:

25 Respuestas a “Pavlova de queso y chocolate

  1. Pingback: Pavlova de queso y chocolate

  2. Te ha quedado estupenda. Me encanta la crema de queso y chocolate que propones.

    Me gusta

  3. Otra paulova, esta tambien esta de vicio, te ha quedado genial.

    Me gusta

  4. Mira que tiene buena pinta, pero es que el merengue me da un miedooooo.
    Besines

    Me gusta

  5. Una combinación perfecta, al igual que la presencia y presentación, me encanta. Un abrazo, Clara.

    Me gusta

¿Qué te ha parecido este artículo? Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s