Archivo de la etiqueta: Clavo

Mini Pumpkin Pie

La masa quebrada que he preparado, para las tartaletas que sirven de base a esta mini pumpkin pie, es bastante más sencilla que la anterior, la que utilice para la tarta de queso y membrillo. Mi intención era dejar protagonismo al relleno y no a la base. Y no lo he conseguido, cada vez me gustan más la masa quebrada casera. Aunque sean tan sencillas como esta.

Estas es una tarta muy conocida en Estados Unidos y para elaborarla he seguido la receta del blog “El Rincón de Bea” y los consejos para su preparación (todos los ingredientes muy fríos). En la anterior receta, seguía los consejos del chef Robunchon y los ingredientes están a temperatura ambiente. Quería probar de las dos maneras para ver cual me gustaba más. No puedo decidirme todavía, tendré que sacrificarme y seguir haciendo recetas con base de masa quebrada. Las dos estaban muy buenas y no aprecio grandes diferencias.

La versión mini del Pumpkin Pie es de My Baking Addiction.

Al final de la receta, tenemos la versión expres.

Pumpkin Pie Mini

Sigue leyendo

Anuncios

TABLA DE QUESOS: Reblochon frito con mermelada de ciruelas especiada

Hoy traigo una receta cocinada con reblochon, un queso de la región de Saboya en Francia, que he descubierto este verano. Es un queso blando, realizado con leche de vaca cruda, cremoso y de delicado sabor, mucho más suave que su olor que puede resultar un poco fuerte. Si queréis más detalles sobre el mismo os dejo este enlace .

De acompañamiento, he hecho mermelada de ciruelas especiada, aprovechando que las ciruelas tienen un precio excelente y que están en su punto de maduración. Una excusa perfecta para hacer una deliciosa mermelada inspirada en esta que Pakus tiene publicada en Directo al Paladar.


Sigue leyendo

Galletas de zanahoria

En cuanto vimos las galletas de zanahoria que había hecho SandeeA en “La receta de la felicidad” nos quedamos encantados y dispuestos a aprovechar la primera oportunidad para hacerlas. El proceso ha sido laborioso como ya iremos contando, el resultado unas galletas deliciosas y con peligro de crear adicción. En cuanto al aspecto es mejorable y con la sensación de que quizás le faltaba un poco de harina a la masa. Habrá que ir probando.

Número de personas: Para 12 galletas dobles

Ingredientes:

Para la galleta:

– 100 gramos de mantequilla
– 100 gramos de azúcar
– 150 gramos de harina
– 50 gramos de zanahoria
– 1 cucharadita de canela
– 1 cucharadita de clavo
– 1 cucharadita de sal

Para el relleno:

100 gramos de queso blanco para untar
50 gramos de azúcar glas

Preparación de la masa: Para hacer las galletas, la mantequilla tiene que estar fría, la partimos en trozos y la mezclamos con el resto de los ingredientes: el azúcar, la harina, las zanahorias, canela, clavo y sal. Amasamos hasta que están bien ligados los ingredientes.

Realización de las galletas: Ponemos la masa entre dos papeles de hornear y la aplanamos con la ayuda de un rodillo hasta que tenga el grosor deseado, aproximadamente 0,5 cm. Llegado este momento, tenemos que cortar las galletas. La mantequilla ha empezado a reblandecerse y ponerse caprichosa. Llevamos la masa, entre papeles, al congelador durante diez minutos. Al sacarla estará endurecida y podremos despegar las galletas del papel sin que pierdan la forma dada con el corta pasta. Las colocamos en una bandeja de horno forrada con papel de hornear.

En este caso, tuvimos que llevar la masa al congelador en varias ocasiones porque en cuanto la mantequilla se reblandece la galleta pierde la forma. Por esto el proceso fue laborioso y lento. La suerte es que esa tarde estamos armados de paciencia e ilusionados con el resultado. Conseguimos darle forma a todas las galletas.

Cuando hayamos cortado, la primera tanda de galletas, tendremos que dar forma a los recortes, para aprovechar la masa sobrante.

Una vez con todas nuestras galletas en la bandeja, precalentamos el horno a 220ºC e introducimos las galletas durante 10-15 minutos hasta que se vean crujientes. Las sacamos, las dejamos enfriar durante 10 minutos antes de despegarlas del papel y las trasladamos a una rejilla para que se enfríen definitivamente.

Mientras vamos preparando el relleno: batimos el queso con el azúcar glas. La cobertura de la tarta de zanahoria suele llevar también mantequilla pero nosotros preferimos la versión de queso y azúcar solamente. En este relleno hemos hecho lo mismo.

Para finalizar, ponemos un poco de relleno entre dos galletas y presionamos un poco para que se reparta de manera uniforme. Rellenamos todas las galletas y listas.

Presentación: Para las fotos hemos aprovechado una bombonera de cristal transparente que nos permite ver lo vistosas que son estas galletas. Aunque están mucho más buenas de lo que parecen. Os animo a que probéis a hacerla. Con paciencia eso si.

No había añadido clavo a ningún postre y el resultado me ha gustado mucho. Aporta un matiz diferente a la canela que sorprende.