Archivo de la etiqueta: crêpes

Boston Cream Crêpes

A la vuelta de las vacaciones y con el otoño a la vuelta de la esquina vuelven los Desafíos en la cocina, una oportunidad para conocer recetas nuevas y un auténtico reto cada mes.

Con la propuesta del mes de septiembre hemos descubierto que la combinación de crema pastelera y chocolate se conoce como Boston Cream. Y podemos elegir el dulce que más nos apetezca para aplicarla.

Las opciones son múltiples desde tartas, donuts, cupcakes, gofres, galletas. Cualquier cosa que se os ocurra. Mi elección ha sido unas crêpes, sencillas de preparar y muy ricas.

Boston Cream Crêpes

Boston Cream Crêpes

Ingredientes:

Para los crêpes:

– 1 huevo
– 250 ml. de leche
– 100 gr. de harina
– 15 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
– Una pizca de sal

Además necesitamos:
– Un poco de mantequilla para engrasar la sartén

Para la crema pastelera:

– 250 ml leche
– 2 yemas de huevo
– 20 g maizena
– 60 g azúcar
– Corteza de limón
– 1 palo de canela

Para la salsa de chocolate:

– 100 gr. de chocolate negro
– 50 gr. de mantequilla
– 25 gr. de azúcar

Boston Cream Crêpes

Boston Cream Crêpes

Modo de preparación:

1. Vamos a comenzar preparando la crema pastelera. Batimos las yemas de huevo con el azúcar. Calentamos la leche (reservamos un poco de leche fría) con la piel de limón y el palo de canela para aromatizarla. Cuando hierve se baja el fuego y le retiramos el limón y la canela.

2. En un vaso, mezclamos la maizena con la leche fría. Se mezcla la leche infusionada, en caliente, con las yemas batidas y la maizena disuelta. Cocemos a fuego lento hasta que espese.

3. Cubrimos la crema pastelera con un film transparente para que no se forme costra al enfriarse. Reservamos hasta su uso.

4. Para preparar la salsa de chocolate, en un bol, al baño maría, ponemos la mantequilla cortada en dados. Cuando empiece a disolverse, le añadimos el chocolate en trozos y con la ayuda de una varilla vamos mezclando. Por último, añadimos el azúcar, mezclamos bien y reservamos.

5. Y nos faltan las crêpes. En un bol, mezclamos y batimos todos los ingredientes. Los dejamos en reposo durante una hora en el frigorífico.

6. Engrasamos una sartén con un poco de mantequilla, muy poca. Lo ideal es untar la superficie de la sartén con el propio bloque de mantequilla. Calentamos.

7. Vertemos, con la ayuda de un cazo de apartar, un poco de la masa, en la sartén. Las crêpes son muy finas, la cantidad de masa tiene que ser pequeña. Cocinamos a fuego medio y cuando unas pequeñas burbujas aparezcan en la superficie están lista para darles la vuelta.

8. Continuamos haciendo las crêpes hasta que se acaba la masa. A medida que vamos haciéndolas, las colocamos unas encima de las otras y así se mantendrán calientes.

9. Ya sólo nos queda montar el postre. Sobre una de las mitades de las crêpes ponemos dos cucharadas de crema pastelera. Plegamos la crêpe sobre si misma, dos veces, vertemos por encima la salsa de chocolate.

¿Qué os ha parecido este postre? De rechupete, no? Pues hay un montón de propuestas más en el blog del desafío, aquí puedes visitarlas.

Desafio en la cocina

Desafio en la cocina

 

La chandeleur

La chandeleur, la candelaria en español, se celebra el 2 de febrero y en Francia es la ocasión para compartir crêpes con familia y amigos.

Es una tradición que conocí hace tres años. En el instituto, los alumnos que estudian francés aprenden a hacer crêpes en estos días y nos invitan a los demás a probarlos. Acompañados con mermelada, con chocolate, con azúcar o con miel, están buenísimos y terminamos todos relamiéndonos los labios.

Este año he aprovechado para conocer más acerca de esta tradición vinculada a una fiesta religiosa donde se recuerda como, a los cuarenta días de su nacimiento, el niño Jesús fue presentado en el templo. Con motivo de esta conmemoración, se celebraba una procesión de velas encendidas (Fêtes de Channdelles), también aquí en España, aunque ésta ya ha desaparecido en ambos países.

En su lado pagano, son muchas las referencias a fiestas anteriores a los cristianos, todas ellas relacionadas con la llamada a la bonanza de las cosechas coincidiendo con la época de la siembra de invierno. Y buscando la simbología, las crêpes recordaban el disco solar, que reaparece tras el frío invernal.

Para celebrar esta fiesta, familia y amigos se reunían para hacer y comer crêpes y, mientras con una mano se cogía la sartén para darle la vuelta a las crêpes en el aire, con la otra, se sostenía una moneda de oro.

Sigue leyendo

Desayunando crêpes con miel

Crêpes con miel

Crêpes con miel

Número de personas: Para 2 personas

Ingredientes:

– 1 huevo
– 250 ml. de leche
– 100 gr. de harina
– 15 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
– Una pizca de sal

Además necesitamos:
– Un poco de mantequilla para engrasar la sartén
– Miel para acompañar a las crêpes

Modo de preparación:

1. En un bol, mezclamos y batimos todos los ingredientes. Lo dejamos en reposo durante una hora en el frigorífico.
2. Engrasamos una sartén con un poco de mantequilla, muy poca. Lo ideal es untar la superficie de la sartén con el propio bloque de mantequilla. Calentamos.
3. Vertemos, con la ayuda de un cazo de apartar, un poco de la masa, en la sartén. Las crêpes son muy finas, la cantidad de masa tiene que ser pequeña. Cocinamos a fuego medio y cuando notes unas pequeñas burbujas en la superficie está lista para darles la vuelta.
4. Continuamos haciendo las crêpes hasta que se acaba la masa. A medida que vamos haciéndolas, las colocamos unas encima de las otras y así se mantendrán calientes.
5. Para acompañarlas, he preparado un agua-miel, diluyendo 50 gr. de miel en 50 gr. de agua. Los calentamos en un cazo para favorecer la disolución. La servimos en una jarrita y la añadimos a las crêpes a medida que las consumamos.

Algunas curiosidades:

– La primera crêpes suele salir más fea que las siguientes, pero está igual de buena. Esto es debido a una desigual distribución de la grasa en la sartén, esta primera crêpes contribuye a una homogeneización y el resto salen más bonitas.

– Existe una sartén especial para hacer crêpes, llamada crepera. Es perfectamente plana y con los bordes más bajos que las habituales. En ella, las crêpes se hacen al mismo tiempo por todas partes y es más fácil darles la vuelta.

– La masa de las crêpes, al igual que otras masas batidas se deja reposar durante una hora para conseguir una perfecta hidratación de todas las partículas de harina. Tras el reposo la masa es más densa, si queremos aligerarla podemos añadirle un poco más de líquido.