Archivo de la etiqueta: Pizza

Pizzeta de gorgonzola, higos y nueces

Estaba en la frutería cuando llego un cesto de higos recién cogidos. Esta es una fruta a la que no me puedo resistir así que caí en la tentación y he aprovechado para preparar esta receta.

Esta época del verano tardío, casi ya otoño es una de mis favoritas, al menos, en lo que a fruta se refiere: uvas, ciruelas, higos y también los higos chumbos y las moras silvestres. Ya he visto aceitunas, las venden en algunos puestos de fruta en Sevilla, recién cogidas del árbol, para endulzarlas en casa y aliñarlas al gusto (Marga, nos encantaron las que nos regalaste el año pasado, tu lo sabes, ejem). Pronto estarán los membrillos y un poco después las nueces, las almendras y las castañas. Todo un festín nostálgico.

Pizzeta de gorgonzola, higos y nueces

Pizzeta de gorgonzola, higos y nueces

Ingredientes: (por persona)

– 1 base para empanadillas
– 2 o 3 higos según tamaño
– 1 nuez
– Queso gorgonzola, al gusto.

Modo de preparación:

1. Pelamos los higos y cortamos en rodajas. Pelamos y picamos las nueces. Desmigamos el queso
2. Cubrimos una base para empanadillas con rodajas de higos, repartimos el queso y las nueces por encima.
3. Introducimos las bases en el horno precalentado a 180 durante 5 minutos
4. Servir recién hechas.

Pizza en El Cuartito, Buenos Aires

Julio, 2010. Viajamos a Argentina, con la maleta repleta de emociones y con muchas recomendaciones para visitar, para comer, para pasear. Una de ellas comer pizza en El Cuartito, en Buenos Aires. Porque la pizza, en Argentina, como toda la comida aunque tenga ascendencia italiana, tiene identidad propia.

Llegamos a El Cuartito después de un largo y apresurado paseo por Buenos Aires. ¡Como nos recorrimos la ciudad, a paso ligero, por el frío y por la lluvia! pero resistiéndonos a tomar un taxi o el «subte». Creo que sólo fuimos en taxi al aeropuerto. ¡Y mira que es grande la ciudad!, a lo mejor me falla la memoria.

El Cuartito es un local grande, ruidoso y lleno de gente, las mesas llenas de unas pizzas enormes, como la de la foto. Algunos turistas, muchos bonaerenses. Creo que nos pedimos la que más cosas tenía, debíamos tener mucha hambre.

Fue un viaje maravilloso a una tierra que, sin duda, merece la pena conocer. Es la tierra de Silvia, del blog «Alamos Ventosos» con la que compartimos afición por la cocina y también tradiciones, costumbres, opiniones y sentimientos. No tuve ocasión de visitar Córdoba, lo siento, la próxima vez será.

20130310-195153.jpg

Pizzeta de queso y aguacate

Un tentempié rápido de preparar ya sea para acompañar una cerveza un poco antes de almorzar o como parte de la cena. Ligero y muy apropiado para estas fechas.

Necesitamos: 1 paquete de bases para minipizzas, 1 aguacate, 1 tarrina de queso en crema, aceite de oliva, pimienta y sal.

En una sartén tostamos las bases para pizzas, primero por un lado y luego por el otro. Se hacen rápido así que cuidado no se vayan a quemar. Mientras tanto pelamos el aguacate y cortamos en medias rodajas. Untamos la base de pizza con el queso en crema y colocamos encima el aguacate. Salpimentamos y añadimos un poco de aceite.

Con el hambre y las prisas hice las fotos antes de salpimentarlo, pero está mucho más bueno con la pimienta y el aceite de oliva.

Consejo para pelar más fácilmente el aguacate: Con un cuchillo hacemos un raja transversal alrededor de la pieza, después giramos cada una de las partes en que hemos dividido la pieza de fruta hasta que se separan. Pasamos una cuchara por el interior de la fruta lo más próxima a la piel que podamos y se desprenderá fácilmente. Hacemos lo mismo con la otra parte. Cuidado con el hueso que da un poco más de problema, yo lo hago igual pero con una cuchara de café.

Atención: Este «refrigerio» (sinónimo que da el diccionario para la palabra tentempié. Evitando anglicismos, hoy me ha dado por ahí) necesita ser elaborado con un aguacate en su punto de maduración porque sino es un desastre. Para ello lo mejor es ponerse en manos del frutero y no es nada recomendable comprarlos en supermercados donde la posibilidad de que estén buenos es muy reducida.