Archivo de la etiqueta: Queso en crema

Tarta de queso

Renovarse o morir. Después de convencer a todos de que el tiramisú es el mejor de los postres y pasarme un año entero haciendo tarta de zanahoria, en estas fiestas me he decidido por la tarta de queso. Quería darle algún toque original así que elegí un formato individual y he prescindido de la cobertura de mermelada, gratinando el pastel para que quedase más vistoso.

Con estos ingredientes me salieron 6 porciones individuales:

– 200 gr. de galletas maría dorada

– 75 gr de mantequilla

– 500 gr de queso para untar

– 1 cucharada de harina de trigo

–  150 gr de azúcar

– 2 huevos

– 125 ml. de nata

Para empezar, tenemos que hacer la base de galleta. Se ponen las galletas en una bolsa de plástico, las cerramos bien y con la ayuda de un rodillo las hacemos miga.

A continuación, se derrite la mantequilla. Ya la pongo en el microondas, a baja potencia, durante 30 segundos. Compruebo como está y si hace falta le doy un poco más.

Se mezclan, muy bien, las galletas con la mantequilla.

Rellenamos el fondo de cada molde con un poco de la mezcla, aproximadamente medio centímetro. Como quería raciones individuales he utilizado cortadores de galleta como moldes. Para no tener que trasladarlos, y evitar que se desmorone la galleta antes de estar cocida, he colocado los moldes en la bandeja de horno y después he añadido la mezcla. Lo dejamos reposar durante unos minutos.

En un cuenco, mezclamos con la batidora el queso, la harina, el azúcar, los huevos y la nata. Vertemos la mezcla sobre las bases de galleta.

Introducimos en el horno precalentado a 180ºC, durante 25 minutos. Transcurrido este tiempo, gratinar la tarta hasta que adquiera una tonalidad tostada. No descuidar para que no se queme, sobre todo las porciones que están en el centro del horno.

Retirar la tarta del horno, dejar reposar y cuando esté fría desmoldarla y servir.

Paté de sardinillas y tomates secos

Esta semana he hecho mi propia versión del paté de sardinillas de webos fritos. La idea era copiarlo porque le vi muy buena pinta pero entre que me faltaban unos ingredientes, que tenía otros y que al ponerme manos a la obra la receta la recordé de aquella manera, pues hay algunas variantes. Bueno, la idea me la dio Su y el resultado ha sido este.

A mi me ha gustado mucho y las críticas han sido positivas. Porque, eso si, ahora cuando digo que voy a poner la receta en el blog, en mi familia reaccionan como expertos críticos gastronómicos:

– Bueno

– Si, está bueno

– Te ha quedado bien

– ¿Está fuerte?; no está suave.

Todas estas afirmaciones hechas con la expresión seria y grave cual si estuviesen valorando la concesión del Bocuse d´or.

Después, también en familia, hemos estado sopesando la denominación de la receta: ¿paté o crema?. Porque la denominación de crema para estas mezclas que combinan alimentos sólidos con poco líquido cada vez es más frecuente. Además al existir tanto variedad se desdibuja el significado de la palabra paté. Esta era mi opinión. Alguien también apostó por mousse. En cualquier caso, la opinión mayoritaria sostenía que una crema era una sopa espesa y que lo que yo había hecho era un paté. Inmediatamente pensé que esto era una cuestión digna de plantearse en el consultorio gastronómico de El comidista. A ver que piensa él.

Para hacer este paté utilice los siguientes ingredientes:

– 1 lata de sardinillas en aceite de oliva, sin sal.

– 3 tomates secos en aceite de oliva aromatizada con especias

– 3 yemas de huevo cocidas

– 3 cucharadas de queso blanco de untar

– 1 diente de ajo

– 1 pizca de sal

 

Se trata de mezclarlo bien todo, utilizando para ello la batidora, teniendo en cuenta que hay que quitarle las espinas a las sardinillas para que el paté quede fino, se irá añadiendo alternativamente un poco del aceite de la lata de sardinas y del bote de tomates secos hasta conseguir la textura deseada. El aceite que es el único ingrediente líquido facilitará la mezcla. El queso lo deje para el final.  ¡Está delicioso! Y lo puedes dejar preparado en el frigorífico y consumirlo en los días posteriores porque se conserva muy bien.