Archivo de la etiqueta: Tomates secos

Piadinas con queso y tomates secos

Las bolas de queso Labneh de la receta anterior las he conservado en un tarro, cubiertas de aceite de oliva. La combinación del queso, las especias y el aceite tiene un sabor delicioso. Lo he aprovechado como relleno para las piadinas, un pan que tenía ganas de probar hace bastante tiempo.

Las piadinas proceden de la cocina italiana, en concreto de la región Emilia-Romaña. Aunque esta receta no es nada tradicional, fundamentalmente porque la original está hecha con manteca de cerdo y esta lleva aceite de oliva, la tenía más a mano. Todo se andará. De momento, puedo decir que estas pseudopiadinas me han gustado mucho, son fáciles de hacer y muy versátiles.

Piadinas

Piadinas

Ingredientes:

Para las piadinas

– 400 gr. de harina
– 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
– 200 gr. de agua
– 7 gr. de bicarbonato
– 10 gr. de sal.

Para el relleno

– Queso blanco para untar (yo he utilizado el labneh que tenía preparado)
– Tomates secos en aceite de oliva
– Rúcula

Modo de preparación:

1. Empezamos mezclando la harina con el bicarbonato y la sal. A continuación, añadimos el aceite de oliva, mezclando ligeramente y, por último, el agua. Amasamos hasta conseguir una mezcla homogénea. La tarea resulta más sencilla con la ayuda de un robot de cocina.

2. Hacemos una bola con la masa, la cubrimos con un paño y la dejamos reposar durante 30 minutos.

3. Después del reposo, dividimos la masa en porciones. Con estos ingredientes puedes conseguir entre 6-8 porciones, depende del tamaño. Con la ayuda de un rodillo, aplanamos cada trozo de masa, dejándola tan fina como nos guste (como se puede ver en la fotografía yo las he dejado muy, muy finas). Para darles forma redonda podemos utilizar un plato, lo ponemos boca abajo sobre la masa y la cortamos siguiendo el contorno con un plato.

4. En una sartén antiadherente, vamos haciendo las piadinas, una a una, dejándolas un par de minutos por cada lado, a fuego medio. Las conservamos cubiertas con un paño hasta que estén todas hechas y pasemos al relleno, así se conservarán más flexibles.

5. Por último, rellenamos las piadinas. Los ingredientes los colocaremos en una de las mitades ya que vamos a servirlas dobladas. Untamos el queso colocamos encima los tomates secos bien escurridos de aceite y por último la rúcula.

Conviene tomar las piadinas recién hechas porque después se endurecen.

Tabla de quesos: Provolone con tomates secos

Un aperitivo muy fácil de preparar y para los aficionados al queso una auténtica delicia. El provolone es un queso italiano que se comercializa en lonchas, está hecho con leche de vaca.

Provolone

Sigue leyendo

Cake de queso feta y tomates secos

La primera vez que escuché hablar de los cakes salados fue leyendo a El Comidista, cuando publicó su receta de bizcocho salado de nueces, pera y queso azul. Me quede con la copla porque me gustaba la idea pero no llegaba el momento de hacerlo. El gusanillo me volvió a entrar cuando Marga (@ChMarga) vino de Paris tras pasar allí la Nochevieja contando todas sus experiencias gastronómicas en la capital francesa. Se había convertido en chef ayudante de la maravillosa fiesta de Fin de Año de la que había disfrutado. Y, por supuesto, en el bufé que organizaron había cakes de todo tipo. Así que, decidí no posponerlo más e iniciar una búsqueda de la receta adecuada para hacer mi cake. Los ingredientes los iba a decidir en función de las existencias de frigorífico, como tantas otras veces.

Como os podéis imaginar hay cientos de recetas en los fantásticos blogs gastronómicos que podemos leer en la Web. Había que decidirse y elegí las proporciones de la receta que nos propone Aromas de vainilla y canela. Fue todo un acierto, quedaron jugosos y muy sabrosos. Y con una presencia espectacular. Así que me fui corriendo a anotar la receta para que no se me olvidase ningún detalle.


Los ingredientes que he utilizado para hacer estos pequeños cakes son:

– 2 huevos
– 125 gramos de harina
– 50 gramos de queso feta
– 50 gramos de tomates secos
– 70 gramos de leche
– 60 gramos de aceite
– 1 sobre de levadura
– sal

En primer lugar tenemos que hidratar los tomates secos. Para ello los sumergimos en agua templada y los dejamos allí unos 20 minutos mientras vamos preparando la mezcla del bizcocho. En un bol batimos los huevos, el aceite y la leche. Después tamizamos y vamos mezclando manualmente la harina y la levadura. Queda una masa suave, ligera no demasiado espesa.

A continuación, troceamos en dados, de un centímetro aproximadamente, el queso feta y los tomates secos. Los añadimos a la masa repartiéndolos de manera homogénea.

Precalentamos el horno a 180ºC.

Cubrimos los moldes individuales de silicona con un poco de harina para que después sea más fácil desmoldarlos, aunque esto no suele presentar problemas. Repartimos la mezcla entre los moldes, aproximadamente dos tercios de su capacidad y horneamos durante 20 minutos colocando la bandeja en la posición 2.

Encendemos el gratinador y colocando la bandeja en la posición 3, gratinamos durante 5 minutos. Sacamos del horno y dejamos templar durante unos minutos antes de desmoldarlos.

Los podemos servir como un primer plato acompañado de una vinagreta de tomate y huevo duro o como un delicioso aperitivo para tomar mientras nos sentamos a comer.